Un mar en Düsseldorf

Hace unas semanas me puse en contacto con Sofia Magdits, una gran amiga, para hablar sobre esa conexión hermosa que tiene con la naturaleza y cómo la transmite en su arte. Charlando, me comentó que justo iba a exponer una nueva obra inspirada en el mar, para el Día Internacional de los Océanos. Me emocioné, sabiendo que Sofia, una artista multidisciplinaria, tenia algo muy especial y potente, ¡para mostrar al mundo! Exponiendo la obra en físico en Düsseldorf, una ciudad alemana lejos del mar, donde Sofia vive.


Y así un día quedamos virtualmente - ella en Düsseldorf y yo en Barcelona - para hablar sobre toda esta experiencia que ha sido para ella: creando y preparando su primera exposición individual titulada 'Are we feeling blue?' .




Lea: Sofia, antes de todo ¡felicitaciones por la exposición! La he disfrutado desde lejos y me ha encantado lo que has creado y compartido. Cuéntanos por favor más sobre 'Are we feeling blue?'.


Sofia: Quería hacer un retrato sobre el mar, una oda al mar. Fue una pieza que evolucionó mucho por el camino: empecé haciendo este telar super grande de 2.5 metros de alto, por 1.7 metros de ancho y luego se me ocurrió proyectar en él. Quería crear mas movimiento y superponer escenas del mar real con mi mar abstracto. Junté diferentes clips de video con diferentes escenas del mar; unas calmadas y bonitas, seguidas por otras escenas de basura flotando o barcos pesqueros industriales.



Foto por Anais Leduc

L: ¿Qué cosas influenciaron este cambio? De querer solo mostrar el telar y luego decidir por agregarle otros medios artísticos, como el audio y video.


S: El telar lo comencé en enero, pero fue en abril que se me ocurrió poner una proyección - cuando vi el documental Seaspiracy y pensé: si estoy haciendo este telar, mostrando mi amor hacia el mar, ¿porqué no conectar ese amor con el cuidado? Luego hubo una charla con la gente que formo parte de Seaspiracy donde una persona dijo, “no se puede cuidar algo que no se quiere,” y eso se me quedo grabado. Al principio también quería poner junto a la obra datos de diferentes ONGs donde donar y paginas webs informativas - pero decidí enfocarme en lo sentimental, crear conciencia desde el amor y el sentimiento, de ahi uno puede partir e investigar mas por su cuenta.


L - ¿Y cómo fue la reacción del publico?

S - ¡Increíble! Estoy muy feliz. Yo me imaginaba la experiencia como un portal donde te teletransportabas a la playa...al mar. Hubo una chica de Bulgaria que me dijo, “wow, ¡esto se ve igualito a donde yo crecí!” Después otra señora, que justo había estado un mes en Grecia, me dijo que sentía como si seguía estando en vacaciones. También hubo diferentes reacciones con el audio; algunas personas se sentían super relajadas y otras a las que les molestaba - que sí a alguien le abrumaba es porque sentían el tema de la obra.


L - ¿Crees que este sentimiento de molestia que has mencionado, venia de la gente más consciente de estas ‘capas’ que tiene el mar? Las diferentes realidades que lleva - tanto por cuestiones naturales como las intervenciones que los humanos estamos creando.


S: Creo que sí. Mis padres siempre me han dicho que al mar hay que respetarlo. En cuanto a las capas que decías, justamente eso quería lograr - tienes el telar que es fisicamente la primera capa, luego tienes la capa de la proyección sobre el telar, y eso genera una tercera capa que es la sombra atrás del telar. La técnica que uso para tejer crea unos pequeños huequitos entre color y color y a la hora de proyectar el video estos huequitos crean una sombra muy bonita atrás; me dijeron que se veía como un cielo de estrellas, o la reflexion de luz en el agua. Estas sombras también se movían.


L: Ha sido una experiencia de compartir ese cariño y también recibirlo por el público. ¿Alguna historia en particular que te haya sorprendido?

S: Hubo un chico de Baviera (en el sur de Alemania) que nunca había estado en el mar, pero que igual se sentía en un lago por esta zona. Otras personas veían montañas, ríos, lagos…es interesante como uno siempre se coge de lo que conoce.


Una percepción que me pareció también muy bonita, es que veían como un altar, para el dios mar - dios naturaleza.



L : A mí me hace acordar a los paisajes de la costa peruana: desérticos, rocosos pero a la vez abundantes. ¿Te inspiraste en un ambiente en especifico?

S: No necesariamente - quería hacerlo universal porque es un tema universal - pero sí hay influencia inconsciente del mar limeño, seguro. Durante la exposición se dieron diferentes conversaciones, donde me preguntaban sobre Lima y la costa peruana, o la historia y tradición textil de Perú, y yo les contaba sobre los telares Paracas. También hubieron conversaciones sobre otras playas/mares del mundo y el arte textil en general y su revalorización en el mundo del arte. Al final tuve que anotar todos los comentarios e ideas en un cuaderno para no olvidarme. Ha sido un intercambio super bueno, grande y enriquecedor.


Fotografias por Anais Leduc y Jana Buch